miércoles, 21 de diciembre de 2011

El secreto de Ibiza.



Hace poco conocí la cara oculta de Ibiza, una isla que sufre una inmerecida fama poligonera y que en verano se ve obligada a alojar turistas en busca de experiencias banales y luces de discoteca. La faceta que yo conocí es la que duerme en verano y vive en invierno.

Mi visita fue tan breve como lo puede ser la misma isla. Aún así, Ibiza se me antojó totalmente romántica, minimalista, una isla sibilina que bien podría ser parte de una poesía o de una canción. A pesar de ser una ínsula firme no es mar lo que la rodea, son sueños y sentimientos. Si caminas atento por sus calles puede que lentamente te cuente algún secreto, si no lo hace te deja la impresión de que hay algo que se te escapa, pero es una sensación agradable, como si se te impregnara de una energía positiva.

Dos veces he pisado su suelo y 24 no han sumado las horas de cada una de las visitas. Quizás su hechizo reside en el pequeño tamaño de la misma, la magia y las personas deben compartir el mismo espacio para existir.

He tenido el placer de compartir buenas compañías y buenas conversaciones, gozando de un tour al mando de un buen artista como lo es Ramón Mayol, del cual me llevo recuerdos tan intensos como cortos en duración, y sin menospreciar la vital presencia de la actriz Laura Dalmau, que, a pesar de estar enferma, deslumbró con su actuación en el Club del Diario de Ibiza.

En el último tramo del recorrido, tuve el placer de visitar su cementerio antiguo, y nada que ver con el nuestro. Es cierto que después de tanto tiempo pasado en el cementerio de Palma he acabado adquiriendo un gusto "macabro" por la belleza sepulcral. El cementerio viejo de Palma es más bien tosco al lado del suyo, tan bien organizado que parece un pequeño pueblo cercado. La primera impresión que me vino a la cabeza fue: "¡Qué ibicenco!" Es verdad, Ibiza tiene un color único, un sentido y una razón de ser que no comparte con el resto de lugares, incluso en el cementerio.




Para terminar mi viaje no podía irme sin pasar por "Ca na Palleva". La casa pagesa que se convirtió en el icono del movimiento antiautopistas de Ibiza, que fue derribada ante la pena de los lugareños. Con el cambió de gobierno insular se prometió un homenaje a la casa y pusieron "Ca na Palleva" a la rotonda que ahora mismo ocupa el lugar en el que estaba la casa.

El homenaje que realmente se merece es esta canción de Carlos Garrido:



Nuestro amor ha sido muy breve, como un romance de verano pero con frío y misterio. Si alguna vez pasais por allí dadle recuerdos de mi parte y si dice no saber de mí es que me guarda entre uno de sus miles de secretos.

¡Sed felices!

domingo, 27 de noviembre de 2011

Gente excepcional



En la vida hay momentos en los que te sonríe la fortuna y se te permite conocer a personas excepcionales, únicas, auténticas.

Estas personas, que muy bien podrían ser ángeles celestiales, llegan en los peores momentos para convertir tus miserias en alegrías. saben sacarte una sonrisa cuando la necesitas y disponen de abrazos de reserva para los momentos tristes.

Hace exactamente dos años pude ser agraciado con las virtudes de uno de estos ángeles y aún me dura la felicidad del momento. Una criatura cuya inteligencia sólo es superada por sus atributos estéticos, con el corazón tan grande como puede serlo la propia persona y cuyo destino es cumplir los sueños de los desventurados.

Hoy, todavía no he acabado de agradecerle sus caricias, sus besos, sus palabras ni sus abrazos, como tampoco lo he hecho con su compañía, su apoyo y calor. Pero poco a poco trato de hacerme merecedor de tales cualidades y lucho por mejorar como persona para conseguir llegar a la altura de tan perfecta alma viviente.

Quisiera desearle más felicidad de la que normalmente deseo a esta ninfa de mirada felina y corazón de oro para que pueda compartirla con las personas que mas desee y la esperanza de encontrarme en esa lista.

Judith, sé feliz y gracias por no cambiar.

Te amo.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Bruc


Foto: "Ricky"
 

El amor no conoce de razas, el amor no conoce de edades, el amor no conoce de especies.

El amor es un sentimiento sin condición, sin reglas ni artificios. Por eso no tiene más límite que el cariño de su portador. Así es como de la misma manera que sentimos amor por nuestra persona más querida o por el mismísimo arte podemos sentir, sin equivalentes, amor por nuestros animales.

Este es el caso de Bruc, un bóxer que acaba de dejarnos recientemente, aunque sólo sea en cuerpo presente. Su dueña y compañera es una de esas personas que con sólo dedicarte unas buenas palabras te alegran el día. Esta chica, muy enamorada de su perro le dedicó una página de Facebook para transmitirle deseos y energía a su afligida mascota cuando no se encontraba bien del todo. En poco tiempo consiguió que más de dos centenares de personas se enamoraran también de él.

Todos pudieron ser testigos de la evolución de Bruc, que luchó contra su enfermedad como un gran campeón, dando ánimos los días malos y celebrando los buenos. Formamos parte de una privilegiada comunidad en la que únicamente se transmitía energía positiva y afecto. Aunque Internet fuera el hilo conductor los buenos pensamientos nacen del corazón y de corazón en corazón nos unimos en un movimiento social del cual aprendimos los valores que sólo los seres puros pueden enseñar.

Foto: Judith Contioso

Unidos hemos compartido alegrías y tristezas, hemos aprendido que siempre hay alguien para escucharnos y comprendido que si un animal es capaz de unir tantos sentimientos de personas tan distantes en un mismo lugar es que el cielo está reservado para ellos.

Todos, cuando miremos al cielo, sabremos que descansa un ángel de cuatro patas y que su manifiesto es el amor que ha sentido y nos ha hecho sentir.

Gracias Bruc, allá donde estés, sé feliz.




Dedicado a Pili Ruiz Sanchez, gracias por contagiarnos tu alegría y ofrecernos siempre buena energía incluso en los peores momentos.

martes, 2 de agosto de 2011

Fábrica de maltratadores


El pasado día 31 pude asistir a la manifestación en contra de las corridas de toros celebrada en Inca.

Desde la plaza del ayuntamiento hasta la misma plaza de toros se llevo a cabo una triste procesión en la que algunos activistas cargaron las tumbas metafóricas de los 6 toros que morirían esa misma tarde. La manifestación, por parte de los manifestantes, se mantuvo en su línea pacifista, reclamando derechos animales y esperando el fin de esta barbarie que no tiene nombre ético ni humano.

"Las corridas de toros es una cosa de España y hay que conservarla" decía un taurino jubilado. Completamente de acuerdo con la opinión de que es una tradición centenaria puedo sugerir el resurgimiento de algunas tradiciones de nuestros ancestros hoy olvidadas como el garrote vil, la quema de brujas (que las hay) y la compra-venta de esclavos.

La sociedad necesita una evolución constante, no hemos de olvidar de donde venimos pero no podemos anclarnos a tradiciones salvajes que incumplan la ética y la moral establecida en nuestra pacífica actualidad. Hemos de conservar la dignidad y la sensibilidad para poder transmitirle pautas correctas a las generaciones venideras.

¿Qué clase de educación moral pueden recibir esos niños que, obligados por sus progenitores, asisten al asesinato de un ser con sentimientos desprotegido?



En Muro unos padre enseñaban a su hijo, menor de 5 años, a realizar un corte de mangas en contra de los antitaurinos y cuando el niño, al que le costaba mucho encajar los dedos, consiguió realizar tan grato insulto le aplaudieron. Tras esa patética actuación sólo puedo decir "¡Bravo!"

Hoy son niños, mañana puede que sean asesinos o maltratadores. Hoy forman parte del colectivo de la inocencia, aunque posiblemente ya la hayan perdido en parte, mañana serán parte de la página de sucesos de los periódicos. Puede que maltraten a sus mascotas, puede que a sus mujeres o con un poco de suerte sólo maltrataran a sus padres... ¿Qué podemos esperar?

Siento vergüenza ajena... y lástima por los infantes.

El perfil del visitante a una plaza de toros es el de una persona violenta, provocadora, inestable... tienen miedo de perder ese fragmento de corrupta sociedad al que llaman "cultura".

Pudimos ser testigo de agresiones verbales y gestuales de gran índole ofensiva y humillante. Incluso una mujer a la que se identificó como "Presidenta de la peña taurina de Muro" agredió físicamente al portavoz de la manifestación que con suma sangre fría y nervios de acero se mantuvo sereno sin contestar ni hacer ademán de defenderse.


"Bella arte del rejoneo" rezaba el cartel. Para añadir un punto de "cultura" especificaremos cuales son las bellas artes: Arquitectura, danza, escultura, música, pintura, literatura y como último lugar el cine. El torero y el rejonero no entran en ninguna de las categorías de bellas artes.

El arte se representa con belleza, con la intención de evocar ideas o emociones. La tauromaquia no puede considerarse "arte" por que no cumple ningún requisito.

Por lo tanto no tiene cabida en el mundo artístico.


Una tradición que no pertenece ni al mundo artístico, ni al ético, ni al moral no tiene cabida en la sociedad moderna ni puede formar parte de ninguna doctrina utópica. Algo que sólo puede traer tristeza y mal merece erradicarse, la historia lo recordará como un capítulo trágico que no debe repetirse y nosotros viviremos para ver su final.

(El vídeo de a continuación fue grabado en la misma corrida por un aficionado, puede [y seguramente lo haga] herir la sensibilidad de quien lo vea.)





Sed felices... hay criaturas que no han tenido la oportunidad de serlo.

lunes, 23 de mayo de 2011

Democracia real (15M)



Reconozco que estoy extasiado con lo que está ocurriendo. Nunca se ha dicho tanto en boca de tanta gente.

Tras la victoria aplastante del PP se esperaba una multitud manifestante apagada, deprimida, desmotivada. Pero a pesar de todo el panorama es que la gente está totalmente emocionada. Ignorando los resultados porque, al fin y al cabo, si luchan por una democracia mejor no tienen por que hacer caso a la parte corrupta.

Vivímos en la sombra de lo que la gente realmente desea, en estos días he escuchado tantas maneras racionales de arreglar el mundo que no entiendo por que no se les ha ocurrido antes. Realmente todo lo que se comenta en las asambleas de manifestantes ya estaba en las ideas de los ciudadanos honrados, sólo que esta vez las cosas se dicen.

Claro que hay soluciones, pero estas se deben decretar desde abajo, como se está haciendo en la calle y no desde las altas cúpulas políticas. Ahora mismo los políticos eligen por los ciudadanos y por ellos mismos, ahora es hora de que sea al revés. Los ciudadanos deben elegir las condiciones.

Hace un tiempo Dios decía como debía actuar el hombre, a partir de la edad media el hombre dijo como debía actuar Dios.

Ahora nos toca a nosotros se dueños de nuestro futuro. Nosotros decidimos dónde queremos vivir y como hacerlo.

Ahora tenemos la oportunidad de crear una nación cooperativa y no competitiva.



¡Sed democrática y realmente felices ya!

jueves, 19 de mayo de 2011

Diversión por competición



No hace mucho estuve comiendo en una hamburguesería y me topé con esto. Es un marcador donde indica el tiempo en el que tardan los niños en hacer un recorrido preparado. Los niños le tienen que dar al pulsador cuando empiezan y cuando acaban, el que menos tiempo haya tardado tiene el honor de ver reflejada su puntuación en pantalla.

Antes había un parque infantil con sus toboganes y laberínticas construcciones semiabstractas que divertían a los niños. Los parques infantiles son algo que desde siempre me ha fascinado, realmente hay muy pocos parques infantiles que sean lo suficientemente cutres como para no querer montarse en ellos. Muchos tienen formas definidas, pero hay otros que son abstractos pero no lo suficiente como para que el usuario no vea una forma que represente algo corresponda a su juego a su imaginación. Por eso un mismo parque puede dar lugar a muchísimas aventuras, ya que las cosas nunca son lo que parecen.

En este caso, a algún genio se le ocurrió cambiar ese "aburrido" parque por algo más "dinámico". ¿Acaso puede haber algo más divertido que un circuito de carreras? (Nótese la ironía) El resultado fue una cola de chicos que esperaban a que el corredor del momento acabase su carrera para que después de varios minutos de expectación su juego acabara en menos de veinte minutos. Tras experimentar tan ingrata decepción los niños pasaron, a los pocos minutos, del circuito y del marcador para jugar con el parque de juegos que les hubiera gustado. Corrían ignorando la dirección preestablecida del recinto, se subían por las paredes y jugaban como les parecía con el marcador. (Por eso el record marca 4'9 segundos, en realidad no hay ningún niño tan rápido, de momento...)

La competición no es divertida, únicamente nos gusta a los adultos.

La vida es competición, dicen algunos. En parte es cierto. En el colegio te "obligan" a competir por sacar la mejor nota, también ocurre en las entrevistas de trabajo, en los currículums, en los propios trabajos y a veces incluso compites en tu propia casa. ¿No es mejor que a la hora de relajarnos, o lo que es lo mismo: jugar, dejemos la competitividad a un lado y busquemos solamente la diversión?

Para un admirador de las zonas de recreo infantil es una gran decepción encontrarse con esta instalación tan banal. Por favor, pido solemnemente que a la hora de crear áreas de ocio para niños dejen de pensar en lo que les gustaría a ellos y que empaticen un poco con las almas infantiles.


P.D.: También había, al lado de esta atracción, una pequeña cancha de basquet sin pelota...

¡Sed felices!

miércoles, 20 de abril de 2011

Luna llena en el cementerio.



Foto: Judith Contioso

Hace apenas nada que acabamos este itinerario nocturno en el cementerio y ya lo echo de menos.

Siempre ha habido instalado en nosotros un temor irracional hacia el cementerio, pero con Carlos Garrido hemos aprendido que nos estamos perdiendo una de las partes más importantes de nuestra ciudad.

Él siempre lo describió como un triple museo. Con mucho trabajo consiguió rescatar el arte y la historia que encerraba, pero no ha sido hasta la semana pasada cuando se ha redescubierto para el público la parte más importante del recinto: la parte emocional.

"Lluna plena al cementeri" se llamaba este itinerario poético-literario. El público podía gozar de un paseo emocional alumbrado por la luna llena y acompañado por unos efectos de iluminación sorprendentes.

Yo gocé de un privilegiado puesto de honor que me permitía ver el espectáculo desde un punto de vista alternativo. Oculto en la oscuridad, vagando entre tumbas, veía el rostro de la gente que observaba a los actores (Xim Vidal y David Rodríguez), absorbiendo la energía que desprendían cuando recitaban los pesares de sus poemas...


Desde mi punto de vista, al principio la gente se me antojaba invisible, igual que yo lo era a sus ojos. Ante ellos se les presentaba Laura Dalmau, ataviada de una manera semiespectral. El efecto de luz provocaba una impactante sensación de aparición súbita que, de lejos, ponía el vello de punta.


Después de una educada reverencia pedía, sin mostrar a nadie su voz, que la siguieran. El hecho de que no pudiera hablar la hacía inquietante, pero mucho más misteriosa.


 Acto seguido el camino se iluminaba con un delgado hilo de luz tenue.




Yo, desde la distancia, les veía recorrer el camino, parándose a observar las tumbas más relevantes, iluminadas por la luz que proyectaba Laura.

Entonces, llegaban cerca del oratorio central donde, subido en un banco de piedra, les esperaba David. Su poema hacía alusión a los ángeles y seguidamente se iluminaban las dos figuras pétreas que le rodeaban.

"¡Oh, ángel de luz!..." Citaba mientras el público, atónito ante la energía que lograba desprender, se llenaba del sentir que necesitaba.

Llegados a este punto ya nadie creía estar en un sitio de "mal rollo". De hecho, yo que he estado varias noches seguidas asistiendo al evento, puedo afirmar con seguridad que toda la energía que se siente dentro del recinto es positiva. Más en unos lados que en otros, pero siempre positiva.

Cuando una vez dentro entiendes y sientes, se crea a tu alrededor un aura de seguridad que te protege hasta el final. Cuando sales del lugar y vuelves a la banal realidad, el hechizo se desvanece, pero sabes que lo has sentido y no lo olvidas. Todos hemos aprendido.

En el cementerio viejo hay una multitud de tumbas preciosas, pero no todas son fácilmente accesibles. Es un laberinto cuyo minotauro es un gato negro, afable y cariñoso, que nos ha hecho compañía en los ensayos.

Yo me movía entre lápidas mirando a la gente seguir el itinerario marcado, pasando por tumbas de imponente belleza hasta llegar a una de las paradas más importantes del recorrido en la que, una guitarra y un contrabajo, dirigidos por los músicos Toni Miranda y Miquel Ferrà, empezaban a tocar dos melodías que despertaban en nosotros la melancolía de unos recuerdos no vividos. Al mismo tiempo se iluminaban una a una, de forma gradual, las tumbas que los precedían dejando ver escenas tan impactantes como esta:

Foto: Judith Contioso

Todos se cargan de sentimiento; los músicos, los actores, el público y los técnicos ocultos en las sombras. La emoción llega hasta donde la música puede oírse. Pero no es lo mejor del recorrido...

Cerca del final, tras unas escenas que omitiré sin querer restarles importancia, se llega a las puertas de las catacumbas, alumbradas por el fuego de las antorchas.

La llegada a las puertas del infierno...



Foto: Judith Contioso.


Tras abrirlas, Xim se pronunció con voz casi de ultratumba.

"Per mi s'entra a la ciutat sofrent..."

Foto: Judith Contioso

"...per mi s'entra cap a l'etern dolor."

Frases que se grabaron en mi mente y que escuchaba desde el otro lado del pasadizo.

Mientras la gente atendía a las palabras de Dante de La Divina Comedia, yo acompañaba a Arantxa Andreu a su "puesto de combate". La pobre Arantxa debía empezar a cantar a oscuras y prácticamente sola.

El público se adentraba en las catacumbas, equipados con una antorcha que debían encender, siendo esta su única iluminación durante el trayecto subterráneo.

Foto: Judith Contioso

La gente caminaba muy despacio, deleitándose con el singular paisaje, miraban los nichos y escrutaban en la oscuridad en busca de algo que pareciera más real que la aventura que estaban viviendo. A medida que se adentraban escuchaban más clara la voz operística de Arantxa que, al principio, era tan leve que parecía proceder de la propia imaginación.

Foto: Judith Contioso

Si a alguien se le hubiera ocurrido mirar hacia la bóveda y fijarse en las aperturas de las claraboyas podría haber discernido una aglomeración de técnicos que disfrutaban de la dantesca ruta desde la superficie.



Al salir de nuevo al mundo exterior se encontraron con lo más parecido a la visión del Paraíso.
Hay que mencionar que los efectos de luz, a cargo de Miquel Fuster, eran algo sobrenatural.

Foto: Judith Contioso
Tras este espejismo onírico se acercaba el final de la función. El oratorio hizo a su vez de entrada al cielo, y la gente se marchaba sin llegar a discernir si lo que había visto era realidad o era un sueño. Una vez en el exterior del cementerio todo lo que había fuera de él parecía poco real. La fantasía, las emociones, todo lo vivido en una hora y media quedaría anclado al alma de cada visitante que quiso aventurarse en esta introspección externa.

Foto: Judith Contioso


Para los que nos encontrábamos detrás del telón fue una experiencia inolvidable, un viaje espiritual al centro de los sentimientos. Magia en su estado más tangible.

Foto: Judith Contioso


En mi memoria quedarán grabados para siempre los recuerdos vividos; los largos recorridos a oscuras entre lápidas y monumentos, los bocadillos y risas a la luz de la luna, el oír los poemas repetidamente y emocionarme cada vez, los trucos de cartas dentro de la capilla, la alegría de escuchar mi nombre como uno más del reparto, el sentirme una mezcla de ninja y voyeur al observar reacciones y sensaciones... En fin, tanta fantasía dentro y fuera del espectáculo que no se puede enumerar en un mismo texto.

Gracias por vivir y compartir conmigo esta aventura.




Foto: Carlos Garrido



¡Sed felices!




(Quiero agradecer a todos y cada uno de ellos el esfuerzo que han invertido en la resolución de este acontecimiento tan especial:


A los actores: David Rodriguez, Laura Dalmau y Xim Vidal por su gran interpretación, por enseñarme tal capacidad para meterse y salir del personaje, por emocionarme cada vez, a pesar de que supiera de memoria sus frases/gestos.
A Miquel Fuster y la gente de Efectes. La iluminación no lo era todo, también su compenetración. Hicieron poesía dónde no parecía haberla.
A Arantxa Andreu, Toni Miranda y Miquel Ferrà por poner el acento que le faltaba a al función. Nos hicieron sentir todo lo que no se dijo.
A Dominic Hull por controlarlo todo desde la retaguardia, por dar apoyo y animar a todos los presentes.
Y en especial a Carlos Garrido por hacerme partícipe de este evento tan especial. Sin ti no hubiera sido posible, literalmente hablando.)

domingo, 27 de febrero de 2011

Premio mejor relato original - Concurso cartas de amor 2011







Estimada señorita:



Lamentando muchísimo ser portador de malas noticias, me veo obligado a comunicarle que, debido a circunstancias totalmente ajenas a la empresa, tiene que abonar lo más pronto posible y en efectivo el coste de los siguientes productos que dejó a deber:


-Una camisa blanca de talla mediana, que ganaba tal magnitud cuando se la probaba, que parecía ser la prenda de un ángel del cielo.


-Una falda talla única, con bordados orientales hechos a mano, destinada a que usted se la pusiera ya que a nadie más le ha quedado nunca tan bien.

-Unas botas negras con tacón pequeño que estilizaban aún más su esbelta figura.


- El palpitante corazón de este humilde dependiente, que quedó prendado de usted desde el primer momento que tuvo la suerte de rozar su mano, cuando le extendió la primera factura de muchas más que vendrían.


Al salir del establecimiento se llevó consigo los citados artículos en perfectas condiciones y, para no comprometer la integridad de la empresa, debería devolverlos en ese mismo estado. Si por mala fortuna decidiera devolver ese corazón, que con latidos uniformes baila al compás de su nombre, me temo que se rompería en mil fragmentos imposibles de unir, y en esa lamentable condición no podría contener con la misma capacidad ese amor y cariño que desprende ante su viva imagen.


No sería ético por mi parte pedirle un favor como este sin recompensarle, así que le ruego humildemente que acepte, como muestra de gratitud, el vale, que a la carta adjunto, para una cena para dos personas en el restaurante más romántico de la ciudad.


Si la idea es de su agrado, y no tuviera acompañante alguno, estaría más que gustoso de ser su pareja para hacerla feliz esa noche y el resto de su vida.


Atentamente,

“Nalina Hook”

miércoles, 23 de febrero de 2011

Palma (En 180 carácteres)



Existe un lugar donde se mezclan poesía y urbanismo.


Donde el turismo forma parte del paisaje y el paso del tiempo se confunde con un visitante anónimo que no entiende de razones. Antiguas construcciones arquitectónicas dignas de llamarse maravillas se fusionan con nuevos edificios vacíos de inspiración y la isla se atraviesa con un ferrocarril centenario.

Sólo la calma es capaz de hurtar el nombre a su isla.

La gente aquí no entiende de ríos ni océanos, pero el Mediterráneo rodea la isla abrazando la costa con pasión y, lo que la gente no sabe, es que cada vez que sube o baja la marea, y el viento arrastra el aroma del salitre, mar e ínsula están haciendo el amor.

Al atardecer las olas del mar saborean los últimos rayos del luz y el horizonte absorbe el sol antes de dormir.

Perdura un paisaje que fue capaz de embelesar al mismísimo rey Jaume I que, desde la sierra de Na Burguesa, confesó que era la villa más hermosa que había visto nunca.

Las estrellas en la noche y la nieve en el invierno apenas se dignan a venir. Pero custodiada por un insólito castillo se alza orgullosa Palma, la ciudad que me vio nacer y ha guardado todos mis secretos.

sábado, 15 de enero de 2011

Publicidad letal

Desde que empezaron las fiestas y hasta la fecha me temo que he estado totalmente indispuesto para cualquier cosa. Una posible gripe evolucionó en otitis en ambos oídos y una sinutitis un tanto agravada, así que de una manera un tanto tristecilla he perdido un mes.

Estando enfermo me he visto obligado a tragar mucha televisión, ya que con fiebre no tienes mucha diversidad a la hora de entretenerte. Me llamó la atención una promo de Antena 3 muy original.



La promo en sí empieza con unos clichés exagerados de formas de subir la audiencia y tras un número cómico-musical que intenta ser pegadizo te tratan de explicar que es la televisión que ofrece las cosas más interesantes bajo el lema de "¡PONE!".

Con un poco de malicia diré que lo que realmente "pone" antena3 son anuncios a mansalva.

Luego está la versión de Telecinco.




Una sátira en la que humillan de mala manera la promo de la otra televisión. "El dato pone lo que pone" es su ofensivo eslogan. Se proclaman lideres de audiencia con su programación decicada, la mayoría, al corazón y al cotilleo. La mofa hacia la cadena rival me pareció ofensiva y distante de una competencia leal. La verdad es que si su promo me dió arcadas no sé que efecto puede causarme la programación.

Si Antena3, que recuerdo que no es santa de mi devoción, intentó cautivar al espectador haciendo hincapié en la diversidad de su programación Telecinco lo hizo alegando que la gente los mira más. ¡Qué absurdo! "Míranos para no ser menos que los demás" parece decir su publicidad.

Para futuros anuncios me he permitido plantearles otra serie de eslogans que pueden ir muy bien con su estilo:

"Antena3 da asco a nuestro lado"
"Toda la gente nos mira a nosotros ¿Vas a ser diferente?"
"Nunca serás popular si mirás LaSexta"
"¡Míranos, saco de mierda!" (Este está un poco fuera de lugar pero viene a ser como me siento como espectador)

La verdad es que no espero grandes cosas de la televisión pero si espero que la publicidad no se convierta en un arma, cuando era pequeño me acuerdo que la competencia de la publicidad eran la originalidad y el humor, ahora parece centrarse en destruir al producto contrario.


¡Sed felices!